¿Cómo puedo usar mejor la Ley de Atracción?

¿Existen muchas formas diferentes de usar deliberada o conscientemente esta Ley de Atracción?

Comenzaremos diciendo que ustedes siempre la están usando, lo sepan o no. No pueden dejar de usarla, porque es inherente a todo lo que hacen.  Es importante comprender cómo usarla deliberadamente con el fin de lograr aquello que deseas intencionalmente.

También es importante,  ser conscientes de que la Ley de Atracción existe, para poder usarla deliberadamente. Puesto que la Ley de Atracción está siempre respondiendo a tus pensamientos, es importante enfocarse deliberadamente en ellos.

Escoger temas que te interesan y pensar en ellos de manera que te beneficien. En otras palabras, busca aspectos positivos de los temas que son importantes para ti. Cuando escoges un pensamiento, La Ley de Atracción reacciona, atrayendo más pensamientos similares, convirtiendo en más poderoso ese pensamiento.

Al permanecer enfocado en un tema de tu elección, tu “punto de atracción” sobre ese tema se convierte en mucho más poderoso que si tu mente pasa de un tema a otro. Hay un poder tremendo en el enfoque.

Cuando tomas la decisión deliberada de escoger tus pensamientos, las cosas que haces, y las personas  con las cuales pasas tu tiempo, sentirás los beneficios de la Ley de Atracción. Cuando pasas tiempo con personas que te aprecian, estimulas tus propios pensamientos de gratitud. Cuando pasas tiempo con las personas que solo ven tus defectos, la percepción que ellos tienen de los defectos que tienes, se convierte en tu punto de atracción.

Cuando llegas a comprender que sea lo que sea a lo que le prestes tu atención, se está agrandando (debido a que la Ley de Atracción dice que así debe ser), podrías ser más cuidadoso con las cosas a las cuales les estás prestando atención. Es mucho más fácil cambiar la dirección de tus pensamientos en las etapas tempranas del pensamiento antes de que haya logrado su máximo impulso. Pero es posible cambiar la dirección de tus pensamientos en cualquier momento.

Fuente: La Ley de Atracción-  Esther y Jerry Hicks

¡Soy feliz!