El Sutil Equilibrio entre Desear y Permitir

La Ciencia de la Creación Deliberada es una Ley con un sutil equilibrio que consta de dos partes: por un lado, está el pensamiento de lo que deseas. Por otro lado, está la expectativa o la creencia, es decir, permitir en tu experiencia, lo que estás creando a través de tus pensamientos.

Entonces, si dices: “Deseo un nuevo auto rojo,” has, a través de tu pensamiento, generado la creación de ese nuevo auto rojo en tu experiencia. Y ahora, cuanta más atención le brindes a ese pensamiento, y más seas capaz de imaginarte en toda pureza ese nuevo auto en tu vida, más entusiasmo sentirás al respecto. Y cuanto más entusiasmo sientas, más emoción positiva aportas a tus pensamientos respecto a tu auto rojo y más rápidamente llegará ese auto rojo a tu vida. Una vez que lo has creado con tus pensamientos y una vez que sientes una poderosa emoción positiva mientras piensas en él, el auto llega rápidamente a tu vida. Ha sido creado, ya existe, y con el fin de tenerlo en tu vida, solamente tienes que permitirlo. Y lo permites al esperarlo, al creer en él y al dejarlo que llegue.

Cuando dudas de tu habilidad de tener el nuevo auto rojo, reprimes tu Creación. Si dices: “deseo un nuevo auto rojo,” comienzas a crearlo, pero si luego añades: “Pero es que es tan caro,” te alejas de tu Creación. Es decir, has logrado la primera parte de la Creación al desearlo, pero ahora impides la Creación de lo que deseas al no creer, esperar ni permitir, porque con el fin de atraer tus creaciones en tu experiencia física, son necesarias las dos partes del proceso.

No solo porque estés hablando del tema de tu Creación, necesariamente quiere decir que lo estás permitiendo. Cuando piensas en tu nuevo auto rojo y sientes entusiasmo al respecto, lo estás permitiendo, pero cuando piensas en tu nuevo auto rojo preocupado de que no puedas llegar a tenerlo (o frustrado porque todavía no lo tienes), en realidad te estás enfocando en la ausencia del auto, y no lo estás permitiendo en tu experiencia.

En las primeras fases de la Creación de algo que deseas, estabas en el camino directo hacia recibirlo, cuando sentías entusiasmo y lo esperabas, pero luego le expresaste tu deseo a otra persona, quien comenzó a decirte todas las razones por las cuales no podía ser o no debería ser. La influencia negativa de tu amigo no te está sirviendo, porque cuando te enfocabas en la esencia de tu deseo lo estabas atrayendo, pero ahora que te enfocaste en la falta de tu deseo, lo estás alejando.

Fuente: La Ley de Atracción-  Esther y Jerry Hicks

-Soy feliz!