MEDITAR

 

La meditación es el silencio interior que te conecta con tu Origen, con tu Ser Interior, con tu parte más Amplia y Sabia, con  quien verdaderamente eres. Te puede dar el beneficio inmediato, de cambiar tus creencias en un periodo más corto de tiempo.

Cuándo usar este proceso?

-Cuando quieras liberarte de la resistencia
-Cuando quieras usar un método fácil de elevar rápidamente tu vibración.
-Cuando quieras elevar tu nivel general de vibración.
-Cuando quieras sentir la conciencia de tu Ser Interior.
Este proceso de meditación, será de mayor valor para ti, cuando tu punto de control emocional esté entre: Dicha/Sabiduría/Empoderamiento/Libertad/Amor/Apreciación y:                                                            Miedo/Amargura/Depresión/Desespero/Impotencia
El proceso de la meditación, es un atajo para cambiar tus creencias, pues en la ausencia de pensamiento no hay resistencia en tu interior; y tu corcho por así decirlo, surge naturalmente de regreso a la superficie. Para comenzar tu meditación, siéntate en un espacio tranquilo en donde no sea probable que te interrumpan. Usa ropa cómoda. No importa si te sientas en una silla o en el piso, o si te recuestas en tu cama (a menos que tiendas a quedarte dormido cuando lo haces). Lo importante es que tu cuerpo se relaje. Puede ser también debajo de un árbol, en tu vehículo, baño…
Ahora, tómate 15 minutos de preferencia al despertar, cierra tus ojos, relájate y respira. Entra lentamente el aire a tus pulmones y disfruta cómodamente el sentir cómo el aire sale de nuevo (tu comodidad personal es muy importante). Mientras tu mente divaga, libera con suavidad todos tus pensamientos, o por lo menos, no los alimentes divagando aún más, y enfócate de nuevo en tu respiración.
Puedes enfocarte en tu propia respiración, puedes contar mentalmente tus respiraciones, inspiraciones y exhalaciones. Puedes escuchar el goteo de una llave, el sonido de una fuente, un arroyo, del aire acondicionado……… Al escoger un pensamiento suave y ligero, dejará atrás todos los pensamientos de resistencia y tu vibración (como el corcho), se elevará naturalmente.
Este no es un proceso para trabajar en tus deseos, al contrario, es para aquietar tu mente. Al hacerlo, cualquier resistencia se desvanece y tu estado de vibración se elevará a su estado natural.
Al aquietar tu mente, puedes tener una sensación de desapego físico. Algunas veces tendrás hormigueos o tics. Estas sensaciones o movimientos involuntarios de tu cuerpo, son indicadores de que has logrado un estado de meditación.
Tu punto de atracción habrá cambiado ahora, y tu estado de permitir estará en su lugar. Las cosas que has estado pidiendo y que ya han sido todas respondidas, están ahora fluyendo hacia tu vida. Y cuando sales de tu estado de meditación, este estado de permisión seguirá hasta que se enfoque en algo que cambie su frecuencia vibratoria. Pero con suficiente práctica, esas frecuencias elevadas serán tan familiares para ti, que serás capaz de volver a ellas cuando lo desees.
Con el tiempo mientras meditas con regularidad, te volverás más sensible a la manera en que se sienten las frecuencias más elevadas en tu cuerpo. En otras palabras, cada vez que te enfoques en algo que te causa un descenso en tu vibración, estarás más propenso a reconocerlo en una etapa temprana. Las etapas sutiles antes del descenso, son también significativas, y serás capaz de cambiar con facilidad un pensamiento de resistencia para mantener tu equilibrio.
Una meditación efectiva te distrae de tu conciencia física que es la que te provoca resistencia dentro de tu vibración, pues cuando alejas tu atención de lo que mantiene tu vibración en un lugar bajo, tu vibración se elevará naturalmente. Es como un repliegue de la Conciencia pero estando despierto. Cuando estás dormido, también repliegas tu Conciencia, pero cuando estás en un sueño profundo, no estás consciente de cómo se siente estar en esa vibración más elevada. Cuando estás despierto y en un estado de meditación, puedes reconocer conscientemente lo que se siente estar en esa vibración elevada. No es un problema si no puedes aquietar tu mente por completo, a menos que tu mente esté enredada en cosas negativas. Puede ser valioso estar pensando en cosas agradables durante la meditación.
Es un momento en el que le dices con tu estado a tu Energía de la Fuente, a Tu Ser Interior, a tu Dios (como lo llames), Aquí estoy, en un estado de permisión. Estoy permitiendo que la Energía de la Fuente fluya puramente a través de mi.
Hay otras maneras de elevar tus distintas vibraciones que la meditación, tales como escuchar una música que haga cantar tu corazón, trotar en un hermoso lugar, acariciar tu gato, llevar a pasear a tu perro y cosas de ese tipo.

Libro: Pedid que ya se os ha dado  Esther y Jerry Hicks

¡Soy feliz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s