Las Leyes Universales: Definición

Existen tres Leyes Universales Eternas, respecto a las cuales deseamos asistirlos para que las comprendan con mayor claridad, para que puedan aplicarlas con intención, efectividad y satisfacción a través de su expresión física de la vida. La Ley de Atracción es la primera de las Leyes que les ofreceremos, porque sino la entienden y no son capaces de aplicarla con efectividad, entonces la segunda Ley, y la Ciencia de la Creación Deliberada, y la tercera, el Arte de Permitir, no pueden ser utilizadas. Deben primero comprender y utilizar con efectividad la primera Ley, con el fin de comprender y usar la segunda. Y deben ser capaces de comprender y utilizar la segunda Ley antes de ser capaces de comprender y utilizar la tercera.

La primera Ley, la Ley de Atracción, dice: Todo aquello que es similar, se atrae. Aunque esto puede parecer una declaración muy simple, define la más poderosa de las Leyes del Universo, una Ley que afecta todas las cosas en todo momento. Nada existe que no sea afectado por esta poderosa Ley.

La segunda Ley, la Ciencia de la Creación Deliberada, dice: Todo aquello que pienso, creo o espero, es. En pocas palabras, obtienen lo que piensan, lo deseen o no. Una aplicación deliberada del pensamiento es de lo que trata en verdad la Ciencia de la Creación Deliberada, porque sino entienden estas Leyes y las aplican deliberadamente, entonces podrían perfectamente, estar creando de forma inconsciente.

La tercera Ley, el Arte de Permitir, dice: Soy lo que soy y estoy dispuesto a permitir que los demás sean lo que son. Cuando están dispuestos a permitir que los demás sean como son, incluso si ellos no permiten que sean lo que ustedes son, entonces se convierten en Permisores, pero es poco probable que logren llegar a este punto, hasta que no lleguen a comprender, cómo es que obtienen lo que obtienen.

Solamente cuando comprendas que otra persona no puede ser parte de tu experiencia, a menos que la invites a través de tus pensamientos (o a través de prestarle atención a ella), y que ninguna circunstancia puede ser parte de tu experiencia a menos que la invites en tu vida a través de tus pensamientos (o de su observación de ellas), te convertirás entonces en el Permisor que deseabas ser cuando te manifestaste en esta expresión de vida.

Comprender estas tres Leyes Universales poderosas y aplicarlas deliberadamente, te guiarán hacia la libertad gozosa de ser capaz de crear tu propia vida exactamente como la deseas. Una vez que comprendas que invitas a todas las personas, circunstancias y eventos en tu vida, a través de tus pensamientos, comenzarás a llevar la vida que habías decidido llevar, cuando tomaste la decisión de manifestarte en este cuerpo físico. De igual forma, comprender la poderosa Ley de Atracción, así como la intención de Crear Deliberadamente tu propia vida, te llevará, en última instancia, una libertad sin paralelo que solo puede originarse después de lograr comprender totalmente y aplicar el Arte de Permitir.

-Abraham Hicks        La Ley de Atracción – Esther y Jerry Hicks

¡Soy feliz!