Las Reglas del Juego de la Vida

Cuando usamos la palabra Ley, no nos referimos a los acuerdos terrenales que muchos de ustedes denominan ley. Tienen ley de gravedad, tienen ley de tiempo y espacio, y tienen muchas leyes, incluso leyes que controlan el tráfico y la conducta de sus ciudadanos. Pero cuando nosotros usamos la palabra Ley, estamos hablando de las Leyes Universales eternas y omnipresentes. Y no hay tantas como ustedes podrían creerlo.

Si llegan a comprender y a aplicar estas tres Leyes básicas, comprenderán cómo funciona el Universo. Comprenderán la forma en que llega todo a sus vidas. Reconocerán que ustedes son quienes invitan, crean y atraen todas las cosas en sus vidas, y tendrán, en última instancia, el control deliberado de sus vidas. Y entonces, solamente entonces, se sentirán libres, porque la libertad proviene de la comprensión de cómo obtienen lo que obtienen.

Ahora les expresaremos las reglas del juego de su experiencia física y lo haremos con mucho entusiasmo, pues son las mismas reglas de juego de toda la vida, ya sea la experiencia de vida física o la experiencia de vida No Física.

La Ley más poderosa en el Universo, la Ley de Atracción, dice simplemente que todo lo que es similar se atrae. Puedes haber notado que cuando comienzan a ocurrir cosas malas en tu vida, parece que todo saliera mal. Pero cuando te levantas en la mañana sintiéndote bien, pasas un día más feliz. Sin embargo, cuando comienzas tu día con una discusión con alguien, descubres que el resto de tu día es muy negativo en muchos aspectos: esa es tu percepción de la Ley de Atracción. Y, de hecho, todo lo que vives, desde lo más obvio hasta lo más sutil, está influido por esta poderosa Ley....; cuando piensas en algo que te gusta, la Ley de Atracción atrae hacia ti otros pensamientos similares. Cuando piensas en algo que te disgusta, la Ley de Atracción atrae hacia ti otros pensamientos similares hasta que te descubres buscando en el pasado, pensamientos similares; y te descubres discutiendo con los demás sobre el tema, hasta que te rodeas de pensamientos mucho mayores y cada vez más intensos. Y mientras este pensamientos cree y se intensifica, va ganando impulso, va obteniendo poder…., poder de atracción. Comprender esta Ley te coloca en una posición en donde puedes decidir enfocar  tus pensamientos, solamente en la dirección de lo que deseas atraer a tu experiencia, mientras que decides alejar tu atención de los pensamientos que no deseas atraer  a tu vida.

Ahora bien, la Ciencia de la Creación Deliberada se describe así: Atraigo lo que pienso. Mis pensamientos provocan emociones fuertes, lo cual hace que atraiga con mayor rapidez. Y una vez que lo determino firmemente con mis pensamientos que provocan emociones, entonces, mientras espero lo que pienso, lo obtengo.

El equilibrio de la Creación Deliberada tiene algo así como dos facetas. Por un lado, están los pensamientos y, por el otro, está la expectativa o la creencia o Permitir. Entonces, cuando has pensado en algo y ahora lo esperas o crees que así será, ya estás en la posición perfecta para recibir el tema de tus pensamientos. Esta es la razón por la cual, recibes lo que piensas, lo desees o no. Tus pensamientos son imanes poderosos y atrayentes, se atraen entre sí. Los pensamientos se atraen entre sí, y tú atraes los pensamientos al prestarles atención.

Es mucho más fácil ver estas Leyes en acción cuando miran las experiencias ajenas. Advierten que las personas que hablan más de prosperidad, la tienen. Las personas que hablan más sobre la salud, la tienen. Las que hablan más de enfermedades, las tienen. Las que hablan mas de pobreza, la tienen. Es la Ley. No puede ser de otro modo. Lo que sientes es tu punto de atracción y así, la Ley de Atracción se comprende mejor cuando te ves como un imán, obteniendo más y más de lo que sientes. Cuando te sientes solo, atraes más soledad. Cuando te sientes pobre, atraes más pobreza, cuando te sientes enfermo, atraes más enfermedad. Cuando te sientes infeliz, atraes más infelicidad, cuando te sientes sano y lleno de energía y de prosperidad, atraes más de eso mismo.

-Fuente: Ley de Atracción- Esther y Jerry Hicks

¡Soy feliz!