Un Ejercicio para ayudarlos en la Creación Deliberada

Aquí encontrarán un ejercicio que los ayudará en su Creación Deliberada:

           Toma tres hojas de papel, y en la parte de arriba de cada una de ellas, escribe todo aquello que deseas. Ahora, toma la primera hoja y debajo de cada tema que hayas escrito, escribe:  “Estas son las razones por las cuales deseo esto”…… Escribe lo que te venga a la mente, lo que te fluya naturalmente; no te esfuerces. Y cuando ya no te venga nada más a la mente, habrás terminado.     Ahora, voltea la hoja y escribe en la parte de arriba, de la parte de atrás de esa hoja:  “Estas son las razones por las cuales creo que tendré esto….”

La parte del frente de tu hoja, le da realce a lo que deseas (la primera parte de la ecuación de la Creación Deliberada). El otro lado de la hoja le da realce a tu creencia de que lo tendrás, (la segunda parte de la ecuación de la Creación Deliberada). Y ahora que estás enfocado y activando en tu interior tu vibración de las dos partes de la ecuación, estás en el estado de recibir tu deseo, porque has completado con éxito, las dos partes del Proceso Creativo. Lo único que debes hacer ahora es desearlo, seguir esperándolo hasta que lo tengas y será tuyo.

No hay límite al número de cosas que puedes crear simultáneamente, porque no es difícil sostener un deseo y al mismo tiempo sostener la esperanza de lograrlo. Pero al comienzo, cuando todavía estás aprendiendo a enfocar tus pensamientos, puede ser útil concentrarte deliberadamente  solo en dos o tres deseos a la vez, porque mientras más larga la lista de cosas en las cuales estés trabajando, mayor será el potencial de que te dejes arrastrar por las dudas, cuando ves las cosas que todavía no has logrado. Cuanto más practiques el juego, más te enfocarás en tus pensamientos y, eventualmente, no habrá razones para limitar tu lista en lo absoluto.

Antes de que experimentes algo en tu vida, debes primero pensar en ello. Tus pensamientos son la invitación, y sin ellos, nada llega. Te sugerimos que decidas intencionalmente en esas cosas que deseas, mientras que intencionalmente no pienses en las cosas que no deseas. Y, al sugerirte eso, te animamos para que cada día separes un tiempo y te sientes para atraer intencionalmente tus pensamientos en una especie de visión de lo que deseas experimentar en tu vida, y a lo cual nos hemos referido en esta ocasión, como Taller de la Creación Deliberada.

Mientras transcurren tus días, programa la intención de advertir las cosas que deseas: Hoy, sin importar lo que esté haciendo, ni con quién lo haga, es mi intención predominante, observar las cosas que me gustan. Y mientras recolectas deliberadamente estos datos, tendrás los recursos disponibles para crear efectivamente, cuando asistas a tu Taller Creativo.

-Abraham Hicks         La Ley de Atracción-   Esther y Jerry Hicks

¡Soy feliz!